logo 1mib venture builder

Fórmula para conocer el coste real de un trabajador

¿Sabes cómo funciona una calculadora del coste laboral para una empresa en España?

La mayoría de las calculadoras de coste laboral, contemplan variables directas e indirectas relacionadas con el trabajador, por ejemplo, salario base, pagas e incentivos, gratificaciones extraordinarias, herramientas de trabajo, dotaciones, IRPF, cotizaciones a la Seguridad Social, mantenimiento y servicios de la oficina, despidos e incapacidades, etc… Por lo general el coste de un trabajador está conformado de la siguiente manera:

  • 70 % salario bruto
  • 20% de seguros sociales
  • 10% indemnización, prestación social o gasto en formación.
Ver ejemplo: Cálculo del coste real de un trabajador
coste real de un trabajador

Para calcular el coste real de un trabajador, se deben tener en cuenta 2 factores principales:

Salario bruto:

Son aquellas percepciones salariales en dinero o en especie que se cotizan en Seguridad Social, incluyendo las percepciones extrasalariales percibidas por prestaciones o indemnizaciones de la Seguridad Social, gastos relacionados con la actividad, traslados, despidos y suspensiones. El salario bruto depende del convenio colectivo que aplique a tu negocio o actividad empresarial, del tipo de relación contractual que se establezca con el profesional, de la jornada laboral acordada, de la categoría profesional o las funciones que vaya a asumir, etc.

Seguridad social:

Esto dependerá del Convenio Colectivo al que se adhiera la empresa, el importe del salario base, sus pluses y la base de contingencias comunes, FOGASA, desempleo, formación, profesionales y AT.

¿Qué otros factores debes consideraral calcular el coste total de un trabajador para una empresa en España?

Aunque este factor podría pasar como imperceptible, ten en cuenta el esfuerzo en tiempo (horas de los reclutadores) y recursos (portales de empleos donde se publica la oferta, material de pruebas y entrevistas, etc…) que el departamento RRHH destina a la selección, contratación y capacitación del personal recién contratado. Además, si esta selección resulta ser una mala contratación, este coste se multiplica por las veces que haya que repetir el proceso de selección.

Aunque algunos empresarios pueden tomar este factor como sólo un aumento en el coste total del trabajador, este es un sistema retributivo que consigue mejorar el valor y retención de la empresa. Esto puede beneficiar al empleado, quien puede decidir qué parte de su salario lo cobra en dinero y qué parte en productos o servicios. 

El trabajo presencial demanda el coste de herramientas análogas como digitales para el desarrollo óptimo de las funciones. A esto se le suma gastos de luz, agua y electricidad y todo lo relacionado con el mantenimiento de las instalaciones.

Es necesario que dentro del coste real de un trabajador, incluyas la indemnización por despido improcedente, incluso antes de contratar. El despido improcedente o también conocido como el pasivo laboral, es un coste latente que supone el equivalente de 20 a 45 días de sueldo por cada año trabajado en caso de que despidas al trabajador. Si el trabajador deja la empresa, no asumirás ese coste, pero si su rendimiento es bajo, tienes problemas en la empresa y precisas despedirle, etc., tendrás que contar con ese coste que supone de media un 9% más sobre el coste de contratación total.

Al contratar a un trabajador bajo la legislación laboral española, el empresario es responsable de lo que le ocurra en sus instalaciones o durante la realización del trabajo, lo que exige asumir riesgos que se pueden mitigar relativamente contratando seguros de resposabilidad civil.
Además, existen muchas obligaciones normativas y administrativas (compliance legal) tales como obligatoriedad de planes de prevención de riesgos laborales, costes de control y llevanza de controles horarios de entradas y salidas, adaptación continua a cambios normativos del Gobierno, riesgo de inspecciones laborales y la consiguiente pérdida de tiempo, necesidad de contratar a gestorías o empleados especializados en la adaptación al creciente número de normas laborales, etc.

La mayoría de las calculadoras de coste laboral, contemplan variables directas e indirectas relacionadas con el trabajador, por ejemplo, salario base, pagas e incentivos, gratificaciones extraordinarias, herramientas de trabajo, dotaciones, IRPF, cotizaciones a la Seguridad Social, mantenimiento y servicios de la oficina, despidos e incapacidades, etc… Por lo general el coste de un trabajador está conformado de la siguiente manera:

  • 70 % salario bruto
  • 20% de seguros sociales
  • 10% indemnización, prestación social o gasto en formación.

Salario bruto:

Son aquellas percepciones salariales en dinero o en especie las cuales cotizan en Seguridad Social, sumadas a las percepciones extrasalariales percibidas por prestaciones o indemnizaciones de la Seguridad Social, gastos relacionados con la actividad, traslados, despidos y suspensiones. El salario bruto depende del convenio colectivo que sea de aplicación a tu negocio o actividad empresarial, del tipo de contrato que se realice a la persona trabajadora, de la jornada que tenga, de la categoría profesional o las funciones que vaya a asumir, etc.

Seguridad social:

Esto dependerá del Convenio Colectivo al que se encuentra adherida la empresa, el importe del salario base, sus pluses y la base de contingencias comunes, FOGASA, desempleo, formación, profesionales y AT.

Has clic aquí y podrás ver con claridad un ejemplo de cómo calcular el coste total de un trabajador para una empresa española, a jornada completa y con un salario base de 2.000 €.

Coste de reclutamiento:

Ten en cuenta el esfuerzo en tiempo (horas de los reclutadores) y recursos (portales de empleos donde se publica la oferta, material de pruebas y entrevistas, etc…) que el departamento RRHH destina a la selección, contratación y capacitación del personal recién contratado. Además, si esta selección resulta ser una mala contratación, este coste se multiplica por las veces que haya que repetir el proceso de selección.

Retribución flexible:

Es un sistema retributivo que consigue mejorar el valor y retención de la empresa. Esto puede beneficiar al empleado, quien puede decidir qué parte de su salario lo cobra en dinero y qué parte en productos o servicios. 

Suministros e infraestructura:

El trabajo presencial demanda el coste de herramientas análogas como digitales para el desarrollo óptimo de las funciones. A esto se le suma gastos de luz, agua y electricidad y todo lo relacionado con el mantenimiento de las instalaciones.

Despido improcedente:

Este coste también debe ser contemplado al momento de contratar, pues puede existir una indemnización por despido improcedente.

Costes de responsabilidad civil y cumplimiento normativo:

Al contratar a un trabajador bajo la legislación laboral española, el empresario es responsable de lo que le ocurra en sus instalaciones o durante la realización del trabajo, lo que exige asumir riesgos que se pueden mitigar relativamente contratando seguros de resposabilidad civil.
Además, existen muchas obligaciones normativas y administrativas (compliance legal) tales como obligatoriedad de planes de prevención de riesgos laborales, costes de control y llevanza de controles horarios de entradas y salidas, adaptación continua a cambios normativos del Gobierno, riesgo de inspecciones laborales y la consiguiente pérdida de tiempo, necesidad de contratar a gestorías o empleados especializados en la adaptación al creciente número de normas laborales, etc.

¿Puedes reducir el coste total de un trabajador para tu empresa?

¡SÍ ES POSIBLE ahorrar en costes de contratación!

Ten en cuenta al momento de contratar un trabajador que, el mayor gasto asociado al trabajador, distinto al salario, es el coste de seguridad social, pues este puede estar entre un 31% y un 35% del salario bruto mensual del trabajador.

Este 35% en costes pueden reducirse al contar con otras alternativas de contratación y además, puedes reducir costes indirectos como la retribución flexible, la indemnización por despido, el material de oficina, el mantenimiento de la infraestructura, entre otros gastos, obteniendo casi un 50% de ahorro ¿Cómo? Incluyendo dentro de tu equipo de trabajo profesionales de todo el mundo, ampliando tu fuerza de trabajo y optimizando tu departamento de Recursos Humanos. Todo lo anterior lo puedes lograr con las soluciones integrales para Recursos Humanos que ofrece 1MIB

¿Aún tienes dudas sobre cómo contratar a un trabajador cualificado?

Si aún no tienes claro el coste real de tu próximo trabajador, rellena el formulario y recibirás el coste real de contratación para tu oferta laboral disponible y el comparativo con el coste de un trabajador remoto en cualquier lugar del mundo, de esta manera podrás comprobar el ahorro que conseguirás al realizar una contratación a distancia.

Nuestros asesores headhunters están listos para responder tus preguntas y generar el paquete de servicios que respondan a tus necesidades particulares.

Convierte tus puntos de dolor en la contratación, en oportunidades y ventajas competitivas en tu sector.

Solicita ya tu PRESUPUESTO TOTALMENTE GRATIS, compara costes y comienza a optimizar tus recursos.

Ahorro en coste de los trabajadores
Conoce GRATIS y compara el coste real de un trabajador

¿Tienes dudas? te respondemos rápidamente

Preguntas frecuentes