Teletrabajo. Presente, y ¿futuro?

¿A que alguna vez has pensado eso de, “Ojala pueda trabajar desde casa”? Pues bien, ahora es una realidad.

Y no, no es por el Coronavirus, el teletrabajo existe desde la evolución exponencial de la tecnología, de las conexiones, las aplicaciones, etc. El Coronavirus lo único que ha hecho ha sido potenciar este hecho y ahora todos, o al menos, la gran mayoría, lo están experimentando. La pregunta en este punto sería, ¿Impulsarán las empresas el teletrabajo cuando todo acabe?

Cómo emprender con éxito

Pero no nos equivoquemos, teletrabajar no significa, trabajar menos o cuando uno quiera. Teletrabajar exige una madurez importante tanto en la organización como en los trabajadores, una madurez que se puede adquirir.

Durante una década hemos hablado sobre el cambio acelerado en muchos ámbitos. Más que ningún otro factor, el ritmo de cambio en la tecnología, la economía y la sociedad están remodelando el futuro del trabajo. Sin embargo, a pesar de las predicciones de líderes con visión de futuro sobre los efectos del cambio acelerado en sus organizaciones, la transformación real ha sido, paradójicamente, lenta. Hasta ahora.

Si el futuro del trabajo requiere lugares de trabajo reestructurados, roles redefinidos, aprendizaje rápido y reservas de confianza, y lo hace, las organizaciones están siendo desafiadas a hacer todo eso y más mientras se aborda la pandemia del Coronavirus. Si bien se ha hablado durante mucho tiempo sobre los entornos VUCA (volátiles, inciertos, complejos y ambiguos), por sus siglas en inglés, finalmente y sin lugar a dudas, nos encontramos inmersos en uno de ellos. En el lapso de una pocas semanas, la economía mundial recorrió un camino desde la observación cautelosa y los avisos de salud de sentido común hasta las cancelaciones masivas, los cierres de negocios y órdenes de permanecer y trabajar desde casa. Desde empresas más pequeñas (startups) hasta las más grandes cómo, JPMorgan, AT&T, Google, Amazon, Nike, Facebook, entre otras muchas, se refuerzan por virtualizar las operaciones comerciales, ya que el distanciamiento social sigue siendo la mejor práctica para “aplanar la curva” del contagio.

Resulta que el Coronavirus podría ser el gran catalizador para la transformación digital empresarial.

De hecho, donde una vez vimos el futuro del trabajo desplegándose durante años, ahora creemos que con el Coronavirus como acelerador, todo lo que hemos predicho sobre el futuro del trabajo se desarrollará en meses.

cómo emprender con éxito 2

Haciendo alusión a la productividad como consecuencia del teletrabajo, un estudio realizado por la famosa revista Forbes dentro de su propia compañía durante 5 años en el cual se dividió a uno de los departamentos en dos grupos, los que trabajaron desde casa y los que no, mostró a favor de aquellos “teletrabajistas” que los empleados se sienten menos estresados, con más energía y reportan una mayor sensación de bienestar. Con menos interrupciones, los empleados son más productivos, mejor capacitados para concentrarse, hacer un inventario de las tareas en cuestión e innovar. El agotamiento disminuye y la satisfacción laboral aumenta. Los equipos se concentran en resultados de alto valor, eliminando rutinas de bajo valor (como reuniones innecesarias) que en realidad impiden un alto rendimiento. Los equipos desarrollan formas de comunicación que son efectivas, eficientes y permiten tiempo para un esfuerzo de trabajo concentrado, así como para la vida personal o familiar. El tiempo que usualmente pasa en situaciones estresantes y a menudo largas, se transforma en un tiempo más relajado para actividades personales o para concentrarse en el trabajo. Y con niveles más altos de satisfacción laboral, es menos probable que los empleados busquen otros trabajos o renuncien.

Incluso en estos primeros días de distanciamiento social y refugio en el lugar, estamos viendo cambios que afectan al trabajo, el aprendizaje y la vida diaria, cambios que se convertirán en una nueva normalidad y que tendrán lugar en un contexto de tres cambios fundamentales:   

  • El negocio encuentra su propósito en las personas
  • La cultura es la columna vertebral de las empresas resistentes
  • El trabajo y el liderazgo se configuran alrededor de las personas

En 1MIB sabemos de la importancia de mantener una plantilla de trabajadores que se sientan cómodos y a gusto en su puesto de trabajo, a la misma vez que evolucionamos y nos adaptamos al medio. Es esencial para que la persona pueda explotar su máximo potencial, sintiéndose integrada y realizada con cada proyecto. ¿Trabajamos juntos?