Para ocupar un puesto de trabajo, las experiencias recientes demuestran que la mayoría de los candidatos prefieren el teletrabajo, o el trabajo híbrido, antes que ir a la oficina todos los días. Esta nueva modalidad de trabajo no conlleva pérdida de productividad, todo lo contrario la mejora y está convirtiendo en un nuevo estilo laboral.

Si eres empresario, ofrece modalidades de trabajo diversas e inclusivas, de esta manera tu oferta laboral aumentará, ya que podrás contratar a personas discapacitadas a las que se les dificulta la movilidad, o a aquellos que viven lejos del área territorial de la empresa.

¿Qué es el teletrabajo y por qué es relevante para mi empresa?

El teletrabajo es una nueva forma de trabajo a distancia, manteniendo el contacto entre trabajador y empresa. Se realiza fuera de la oficina convencional, en casa, un centro coworking, hotel, restaurante o cualquier otro lugar del mundo.

Esta modalidad laboral favorece una gran flexibilidad en la jornada laboral para el empleado. Así, se abren una serie alternativas dependiendo de la conexión durante la jornada con la empresa y el trabajador:

contratar teletrabajadores para mi empresa
  •       Conexión directa para conocer la actividad que se ejecuta.
  •       Conexión en una sola dirección para recibir solamente el trabajo del empleado
  •       El teletrabajador desconectado en donde el empleado recibe las tareas y una vez ejecutadas las envía a la empresa.

Para conseguir que contratar teletrabajadores sea una opción rentable para la organización se ha de contar con las herramientas y la cultura empresarial acorde a los retos que esta asincronía genera.

¿Por qué contratar teletrabajadores se impone?

A pesar de que muchas empresas muestran aún reticencias a implantar el trabajo en remoto, está claro que el teletrabajo es una realidad imparable.

El gran avance tecnológico, a pesar de sus implicaciones jurídicas y metodológicas, ha conseguido una transformación cultural, productiva y económica a nivel mundial y en la gran mayoría de sectores.

La pandemia global ha sido otro factor determinante. Ha motivado a las empresas, de distinto tamaño, a funcionar de forma remota, lo que ha generado nuevas oportunidades para una mejor integración del teletrabajo.

Otra de las principales causas del trabajo en remoto radica en el cambio de mentalidad, haciendo superfluos las sedes como centros de trabajo. Se adopta el teletrabajo como una de las formas más viables y creativas en espacios de trabajo más inclusivos.

Esta nueva suerte de trabajo disperso ya ha demostrado obtener rápidos beneficios, una mayor productividad, ahorro de costes y más satisfacción y motivación de los empleados, así como en la facilidad de contratar a los mejores profesionales a distancia a la vez de crear más puestos de trabajo.

Debido a estas ventajas en la mayoría de las empresas, grandes o con menos empleados, contratar trabajadores en remoto se percibe como un requisito.

Según encuestas, en una amplia mayoría de los preguntados afirman que con la innovación del teletrabajo se sienten más capacitados, eficientes y con mayor predisposición para realizar su actividad laboral.

Esta opción laboral les permite una mayor flexibilidad al poder regular su jornada desde casa, bien todos los días o a días alternos acudir al espacio de oficina. A lo que se suma que con el teletrabajo se compagina mejor la vida familiar.

beneficios de contratar t3

Efectos del teletrabajo en la empresa (y en sus activos)

En general, del trabajo remoto se han conseguido mayores beneficios que perjuicios, aunque también ha generado efectos negativos.

Así, la flexibilidad que ofrece esta nueva forma de trabajo conlleva retos a superar, como el sentimiento de soledad y aislamiento al encontrarse en un mismo entorno doméstico y sin socializar en persona con el equipo. En ocasiones las llamadas, videos, correos o mensajes no reflejan la expresividad y el ánimo que la conexión humana ofrece al estar físicamente juntos.

Otros puntos negativos del teletrabajo se encasillarían en costes directos e indirectos, como la adquisición de un nuevo ordenador u otro mobiliario, luz, calefacción, aire acondicionado, etc.

La buena estructuración de la actividad es fundamental para quien teletrabaja, para conseguir una mayor desconexión digital y evitar un estresante telepresencialismo casi constante.

La importancia de las instalaciones tecnológicas con las herramientas adecuadas y necesarias, el mobiliario y el espacio de trabajo resultan esenciales para garantizar la comodidad, sociabilidad y bienestar del trabajador.

A nivel global, el trabajo a distancia, sin límites geográficos, presenta grandes opciones, tanto para cubrir puestos cualificados en la mayoría de las zonas del mundo, con menos desarrollo o con un alto desarrollo tecnológico, como para empresas con necesidades especiales.

La transformación del mundo laboral se enfoca a una configuración remota: el teletrabajo. Ofrece mayores oportunidades a trabajadores cualificados y en general a quienes quieren aprender a desenvolverse en un entorno digital, sin presencialismo. Empresarios y trabajadores obtienen mayores beneficios con el trabajo a distancia. ¿Te has planteado contratar teletrabajadores?

Quiero contratar talento