A la hora de emprender y tener una sociedad, hay distintos roles a tener en cuenta. Muchas veces, el rol de de un socio inversor o capitalista se puede confundir con el de un socio trabajador, cuando realmente existen diferencias marcadas.

En este artículo te contamos un poco más al respecto.

Las diferencias entre los tipos de socios

En la mayoría de los casos, los inversores o socios capitalistas y los partners o socios trabajadores tienen funciones muy diferentes. Un socio trabajador es una persona que juega un papel esencial en la gestión, creación y titularidad dentro de una empresa.

Por su parte, el socio capitalista o inversor es una persona física o jurídica que entra a participar en el accionario de una empresa o Sociedad y colabora con la ampliación de su capital, es decir, invierte dinero o bienes intelectuales o materiales con el fin de lograr un objetivo común. Una de las principales motivaciones para convertirse en socio capitalista es la esperanza del éxito comercial, de adquirir un mayor rendimiento en comparación con otras oportunidades de inversión.

Por regla general, a nivel coloquial, puede entenderse que un socio capitalista o inversor es aquel que pone dinero porque cree en la idea de negocio en que está invirtiendo. El socio inversor busca que el negocio en el que está apostando sus recursos sea rentable en alguna forma, sea o no económica a corto plazo.

Imaginemos un caso en el que dos personas quieren fundar juntos una empresa a partir de su propia idea de negocio. En este caso, es muy probable que, al menos de inicio, los dos fundadores sean también socios trabajadores y, además de definir el camino a seguir, realicen trabajos específicos, como podría ser un CEO, un CFO o un CMO.

Si estos dos socios trabajadores quieren una inyección de capital, pueden atraer a otros dos tipos de socios: socios capitalistas y socios silenciosos, quienes pueden aportar capital pero no estar tan involucrados en el día a día o tener cargos que normalmente podrían ser de empleados de la empresa.

Funciones del socio inversor

Su función es solucionar la situación financiera de las empresas que necesitan consulta sobre su futuro, invertir tanto en el capital como en la deuda de empresas con el objetivo de reflotar la compañía y sacarla de los números rojos, para luego poderla vender y obtener plusvalías. En este caso, estos fondos de capital no adoptan el papel de inversor financiero pasivo, sino que se convierten en socios activos que, además del capital necesario, aportan, si fuera necesario, capital humano, es decir, atiende a razones de refinanciación, expansión o aportación de mayor experiencia o contactos.

El objetivo final reside en saber con exactitud el tipo de acciones que hay que emprender para mejorar el estado de salud financiera de la empresa que se compra. En definitiva, se trata de maximizar el éxito que en un principio se ponga en juego, y así poder dar cuenta de unos resultados oportunos y adecuados al trabajo que se ha desarrollado detrás, por parte de las empresas inversoras y los socios que inviertan en ellas.

Tipos de socio inversor según el tipo de empresa

Los tipos de socios inversores varían según su tamaño, sus intereses o sus motivaciones, de forma que atendiendo al tamaño se pueden encontrar socios inversores de PYMES o de empresas consolidadas, según los intereses que posean pueden ser socios inversores institucionales u honoríficos, y según las motivaciones de las que dispongan, serán socios inversores emprendedores.

Función de un socio inversor

Sobre socios silenciosos y capitalistas

Anteriormente mencionábamos a los socios «silenciosos«, un papel importante a explicar.

Mientras que un inversor o socio capitalista puede también influir en las operaciones y decisiones estratégicas del negocio, existe la figura del socio silencioso; una figura que quiere invertir en la compañía, pero no quiere o no necesita involucrarse en las tareas del día a día o en las decisiones del negocio.

Para startups o pequeñas empresas que buscan ayuda y apoyo para desarrollar el negocio y crecer, seguramente prefieran la asistencia de un socio capitalista que pueda aportar más que solo capital, en lugar de un socio silencioso.

Por otro lado, si ya tienes un plan y una estrategia claras y simplemente necesitas una inyección de capital para desarrollarlas, un socio silencioso podría ser interesante.

Un socio silencioso podrá involucrarse económicamente, pero no aportaría en ideas o ayuda sobre cómo ejecutar o qué camino seguir, ya que suele tratarse de perfiles que confían en los socios activos y los directivos para que tomen las mejores decisiones para la compañía. Los socios capitalistas, por su parte, pueden ser quienes lideren rondas de financiación y aporten su expertise para el crecimiento de la empresa.

Medidas que tendrá en cuenta el socio inversor antes de invertir

En caso de que la empresa sea relativamente nueva tendrá en cuenta una serie de factores antes de involucrarse para ver si conseguiría la rentabilidad esperada.

  • El equipo

Es esencial conocer el equipo profesional con el que cuenta la empresa para iniciarse. Y no importa tanto la cantidad (eso son costes) sino la calidad. Habrá que responder, por tanto, sobre su dedicación, su motivación y su preparación.

Las empresas son personas con corazón y con talento, que han de encargarse de analizar, tomar decisiones, gestionar, dirigir, crear, motivar…, todo eso que, por ahora, ninguna máquina es capaz de hacer. El equipo, la gente que forma la empresa, es básico y apostar por él, soportándolo económicamente, supone estar seguro de su capacidad en todos los aspectos.

  • Estado o situación del sector en el que actúa la empresa

¿Quiénes y cuántos son los principales competidores? Porque es necesario que exista competencia como mejor prueba de que hay un mercado activo. La existencia de un mercado claro y con competencia demostrará, además, que hay posibilidades de crecimiento para el negocio.

  • Valoración de la empresa

El inversionista necesita tener datos de partida tales como la rentabilidad prevista en periodos de tiempo prefijados, los activos y pasivos laborales y financieros, la cartera de clientes, etc.

El motor de todo emprendedor debe ser la ilusión, pero el combustible de dicho motor no puede ser otro que el dinero, y para ello en muchas ocasiones necesitará de un socio inversor.

Formas de incorporar a un socio a la compañía

Entrando en detalle sobre estos tres tipos de socios, tenemos las siguientes ventajas y desventajas:

Ventajas de tener un socio trabajador

  • El socio trabajador puede desarrollar un rol estratégico en la empresa y recibir parte de los beneficios del negocio en lugar de un salario alto
  • Puedes ahorrar dinero en labores administrativas y legales en la que podrías incurrir con socios menos implicados
  • Un socio trabajador, al estar directamente involucrado en el día a día, tiene capacidad para aportar más ideas, consejos y está especialmente interesado en lo que será mejor para el negocio

Desventajas de tener un socio trabajador

  • El socio trabajador tiene voz y voto en las decisiones estratégicas de la empresa
  • Esto supone que todas las preocupaciones y temas que puedan surgirle a este socio, se deben tratar y solucionar
  • El socio trabajador no es un prestamista, sino que tiene autoridad, interés y sentido de pertenencia hacia la empresa

Ventajas de tener un socio capitalista o un socio silencioso

  • Se acuerdan las condiciones de retorno de la inversión de antemano
  • Si es un socio silencioso, no tiene voz ni voto, con lo cual sus quejas o preocupaciones no deben necesariamente ser atendidas
  • El poder de decisión y control sobre la empresa se mantiene en los socios que tienen voz y voto

Desventajas de tener un socio capitalista o un socio silencioso

  • Siendo su interés el beneficio económico, quiere decir que se pueden negociar condiciones previas de devolución de la inversión (más beneficios) independientemente del éxito del negocio
  • Por esto mismo, este tipo de socios pueden asumir menos riesgos
  • Este tipo de socios pueden no aportar un apoyo más allá del económico, que en muchos casos puede ser útil

Ahora, conociendo las funciones que desempeña un socio inversor y los factores a tener en cuenta puede que quieras embarcarte e invertir en empresas ya consolidadas o en algunas nuevas.

En 1mib además de asesorarte, formarte y acompañarte, te damos la opción de que inviertas con nosotros y ser Delegado Regional de Helpycare o Consultor Digital del sector multiservicios.

Invertir en negocios en auge, sin necesidad de local físico, con gran escalabilidad y rentabilidad demostrada es posible. Infórmate sin compromiso de todo lo que ofrecemos y cómo podrías emprender con nosotros clicando en el siguiente botón. !No esperes más!

QUIERO EMPRENDER