Decidirse a crear un negocio por tu cuenta es una decisión de vida importante. Y existen distintas formas de emprender.

Un camino es iniciar tu propio negocio o comprar uno existente. Otra es elegir el modelo de franquicia y comprar un sistema probado con una marca conocida.

Cada camino tiene su propia promesa, así como sus peligros.

Decantarse por un tipo de negocio u otro depende de lo que se quiera, lo que se espere, la capacidad de inversión, la personalidad del emprendedor, el tipo de soporte que requiera y muchísimos otros factores.

La pasión y el entusiasmo son ingredientes claves para dirigir un negocio desde el inicio hasta el éxito. Muchos clientes de tu tienda o pizzería favorita piensan: «¡Me encantaría tener una de estas!». Es decir, hasta que se den cuenta de que no están hechos para el comercio minorista, la gestión de adolescentes o pasar 60 o 70 horas a la semana en tu nuevo restaurante durante un año o dos…o más.

La elección de una empresa, y un modelo empresarial, debe ser una «decisión empresarial». Después de todo, estás en esto para ganar dinero, ¿verdad?

Sopesar los beneficios y costes de la franquicia frente a los de un negocio tradicional (no franquiciado) debe comenzar con una autoevaluación. ¿Puedes seguir un sistema prescrito o necesitas la libertad de innovar y experimentar? ¿Necesitas una independencia total en todos los aspectos o puedes seguir un sistema listo para usar al 100%?

En términos de “coste / beneficio”, hay un precio que pagar por comprar un sistema de franquicia. Pero también hay un precio que pagar al iniciar tu propio negocio. Los pros y los contras, que se detallan a continuación, deben sopesarse en términos de inversión y valores y objetivos personales.

Los pros y los contras de la Franquicia en relación a los negocios tradicionales

Conocimiento de la marca

Uno de los más grandes pros de las franquicias es que, si entras a cualquiera de los más de 40,000 Subways o McDonald’s de todo el mundo, tienes la garantía de que su comida será la misma (o casi) sin importar dónde se encuentre. Esa es la propuesta de la franquicia de uniformidad y replicabilidad. Los clientes lo saben y buscan la fiabilidad y la familiaridad de sus marcas favoritas, que se han establecido durante años o décadas.

Pros y contras de la franquicia, conocimiento de marca

Control/ Autonomía

Más allá de si hablamos de un pro o contra de una franquicia o tu propio negocio, hay que tener en cuenta que, cuando inicias tu propio negocio, tienes el control de cada detalle, grande y pequeño.

Con un negocio de franquicia, firmas un acuerdo para seguir las reglas establecidas por el franquiciador. Recuerda que los franquiciados no son «dueños» de su unidad de franquicia: se les otorga una licencia para usar la marca, el sistema operativo, el equipo, los uniformes, etc. del franquiciador, que se han perfeccionado y afinado durante muchos años.

Sí, controlas su unidad de franquicia en términos de la cultura y los valores que establece, y a quién contratas y despides, pero debes seguir el sistema operativo del franquiciador.

Operaciones

¿Prefieres inventar la rueda o comprar una ya hecha? Si eres del tipo creativo e innovador, comenzar tu propio negocio es el camino a seguir.

Un negocio con franquicia proporciona un negocio completo, listo para usar, listo para «conectar y usar». Simplemente sigue el manual de funcionamiento. Si no puedes, vuela solo.

Equipos y suministros

Equipar tu nuevo negocio con todo lo que necesitas para tener éxito significa investigar qué equipo comprar, encontrar proveedores y negociar acuerdos.

Puedes comprar un horno para pizza que sea demasiado grande o comprar más alimentos frescos de los que necesitas; o puedes comprar uno que sea demasiado pequeño y que se quede sin capacidad a medida que tu negocio crece, o que se quede sin pepperoni en una tarde o un fin de semana ajetreado.

Los franquiciadores pueden brindar una ayuda invaluable para saber tanto qué comprar como cuánto, a menudo a precios reducidos.

Economías de escala

Si eres un empresario único, tienes el poder adquisitivo de uno. Si eres un franquiciado, tu franquiciador puede negociar tarifas a granel y transferir los ahorros. Además, tener el poder de una marca reconocida detrás a menudo facilita la mente de un proveedor para extender crédito: si un franquiciador exitoso está dispuesto a confiar en ti, es más probable que los proveedores también lo hagan.

Pros y contras de la franquicia, economias de escala

Divulgación legal

Los franquiciadores están obligados por ley a divulgar cierta información sobre su negocio en documentos regulados por la ley administrativa. Si estás buscando comprar un negocio existente de un individuo, ¿podéis (tú y tu abogado) confiar en el vendedor? Y si el vendedor desaparece, ¿dónde está tu recurso? Incluso si un franquiciador se te opone ante un juez, al menos tienes una oportunidad de pelear.

Financiación

Iniciar tu propio negocio puede costar menos que comprar una franquicia, y muchos emprendedores han comenzado con un presupuesto reducido y han tenido éxito. Pero la mayoría de las empresas nuevas requieren capital inicial, especialmente para el espacio y los equipos comerciales. Si bien la mayoría de los franquiciadores no brindan financiamiento, muchos tienen relaciones con prestamistas que verán las referencias de esa marca de manera más favorable que un propietario de negocio independiente que recién comienza.

Marketing

Si montas «La Pizzería de Paco», estás solo cuando se trata de marketing y publicidad. Si eres un franquiciado de Pizza Hut, tienes el poder del marketing y la publicidad multimillonaria nacional y regional de la marca detrás de ti. Hay un precio que pagar por estos beneficios: una contribución mensual a un fondo publicitario nacional. Pero si eres Paco, cada euro para comercializar y publicitar tu negocio proviene directamente de tus resultados.

Velocidad de comercialización

Puedes construir la tienda minorista más bonita o comprar la camioneta perfecta para tu negocio móvil y llenar ambos con el equipo más caro. Eso lleva tiempo, además de dinero. O puedes registrarte con un franquiciador que haya hecho esto cientos de veces y recibir una lista de compras de exactamente lo que necesitas para establecer una tienda, lo que te permite abrir el negocio más rápidamente que si tuviera que investigar todo por tu cuenta. Este puede ser un importante pro de una franquicia.

Formación

Puede que seas el mejor en lo que haces, pero ¿sabes cómo administrar un negocio, contratar y capacitar empleados, comercializar tu producto o servicio, llevar los libros de contabiidad, etc.?

Cuando inicies tu propio negocio, debes aprender todas estas cosas por tu cuenta, con «errores de novato» como parte de la curva de aprendizaje.

Pros y contras de la franquicia formacion continua

Los franquiciadores brindan a los nuevos franquiciados una amplia capacitación en todos los aspectos para tu nuevo negocio, desde freír patatas hasta qué sistema de punto de venta comprar. Y muchos ofrecen capacitación avanzada para ayudarte a mantenerte al tanto de tu negocio a medida que crece.

Soporte del franquiciador

La mayoría de los emprendedores, franquiciados o no, aman lo que hacen. De hecho, prefieren hacer lo que aman, lo que puede resultar en descuidar la forma en que administran su negocio. Además, atrapados en los detalles cotidianos de detalles tan “mundanos” como impuestos y suministros, no logran innovar ni desarrollarse como líderes y ejecutivos. Muchos franquiciadores brindan especialistas de soporte de campo para ayudar a mantener a sus franquiciados en el camino correcto, capacitándolos para convertirse en gerentes y líderes «trabajando por y para el negocio, no en él».

Innovación de productos /servicios

La introducción de un nuevo producto o servicio que fracasa cuesta una cantidad de tiempo y dinero valiosos. Si posees un negocio tradicional, es tu tiempo y tu dinero el que se va por el desagüe.

Los franquiciadores desarrollan nuevos productos, los prueban en las tiendas de su empresa o con otros franquiciados dispuestos a probarlos. Cuando McDonald’s presentó su nueva línea de cafés, los problemas ya se habían resuelto.

Pros y contras de la franquicia innovacion de productos y servicios

Por lo tanto, si bien a un franquiciado le puede costar mucho dinero instalar un equipo nuevo o introducir un nuevo diseño de tienda, el ROI es más probable que con su propia nueva gran idea.

¿Local o no local? La ubicación y el negocio digital

Elegir un local comercial es complicado, y su ubicación probablemente más. ¿Cómo decidir dónde, cuánto pagar, qué requisitos debe cumplir? Infinidad de dudas pueden surgir en este aspecto.

Afortunadamente, actualmente existen muchísimos negocios que no requieren de un local comercial. Pero la decisión sobre si tener un negocio con local o sin local es algo que también puede resultar un pro de una franquicia. Dependiendo del tipo de negocio, en algunos casos puede ser indispensable, mientras que en otros no.

En cualquier caso, la franquicia tiene el conocimiento de que un negocio puede funcionar sin local o, en caso de requerirlo, determinar cuáles son las condiciones, requisitos o zonas a elegir.

Cultura y forma

En tu propio negocio, la única persona con la que tiene que llevarse bien es contigo mismo (y tus clientes y empleados, si quieres tener alguno). Muchos expertos en franquicias describen la relación franquiciador-franquiciado como un matrimonio. A diferencia de un matrimonio, no firman de por vida (generalmente son 5, 10 o 15 años), pero se necesitan el uno al otro para tener éxito. Por eso es tan importante preguntarse si tus valores y objetivos se alinean con los del franquiciador. No otorgan una licencia y dicen “Nos vemos en 10 años. Asegúrate de enviarnos un cheque todos los meses «. Es una propuesta en curso en la que todos ganan.

Estrategia de salida

En tu propio negocio, la única persona con la que tiene que llevarse bien es contigo mismo (y tus clientes y empleados, si quieres tener alguno). Muchos expertos en franquicias describen la relación franquiciador-franquiciado como un matrimonio. A diferencia de un matrimonio, no firman de por vida (generalmente son 5, 10 o 15 años), pero se necesitan el uno al otro para tener éxito. Por eso es tan importante preguntarse si tus valores y objetivos se alinean con los del franquiciador. No otorgan una licencia y dicen “Nos vemos en 10 años. Asegúrate de enviarnos un cheque todos los meses «. Es una propuesta en curso en la que todos ganan.

Si con todos estos puntos te quedan claros los pros y los contras de una franquicia vs. iniciar tu propio negocio, ¿qué esperas para emprender?

En 1mib, además de asesorarte, formarte y acompañarte, te damos la opción de que inviertas con nosotros y ser Delegado Regional de Helpycare o Consultor Digital para el sector multiservicios. Invertir en negocios en auge, sin necesidad de local físico, con gran escalabilidad y rentabilidad demostrada es posible.

Buscamos personas para realizar labores comerciales, con excelentes habilidades para la venta para distribuir nuestros productos y servicios explotando nuestra marca en una zona geográfica con posibilidad de contar con exclusividad territorial. Sé tu propio jefe en un negocio rentable, con mucha proyección y sobre todo, tuyo.

Empieza el proceso informándote sin compromiso, rellena el formulario clicando el siguiente botón.

Quiero emprender