Habitualmente acompañamos directamente a nuestras start ups un plazo de 6 a 12 meses desde su constitución. Posteriormente, operan de forma autónoma, aunque evidentemente siempre con un acompañamiento y contacto continuo por nuestra parte.