No. Invertimos dinero, tiempo, recursos, ilusión y “ganas” en los proyectos que surgen dentro de nuestra empresa, o en aquellos que se incorporan a nuestra empresa, no únicamente como inversores financieros en proyectos de terceros.