En Alemania hay una forma especial de aprender un oficio: el sistema de formación profesional dual. Con base en lo que se conoce como el sistema dual, se imparte capacitación práctica en el trabajo, respaldada por capacitación teórica y educación general en escuelas vocacionales.

Por qué el sistema dual es un buen modelo educacional

La economía alemana está impulsada por productos vendidos en todo el mundo. Echamos un vistazo a una de sus últimas exportaciones y revelamos los secretos detrás de su éxito.

La característica de este sistema es que la provisión de conocimientos y habilidades está vinculada a la adquisición de la experiencia laboral necesaria. Esto asegura que el entrenamiento continuará en las mismas condiciones que el aprendiz encontrará al practicar su ocupación elegida. En el trabajo, un aprendiz podrá aprender a lidiar con las demandas constantemente cambiantes del trabajo y apreciar la variedad de relaciones sociales que existen en el ambiente de trabajo.

Además, aprender durante la práctica proporciona un sentido de logro y una fuente especial de motivación para el alumno. Promueve la independencia y el sentido de responsabilidad, que son cualidades indispensables en un país industrializado desarrollado, ya que al abordar tareas concretas en condiciones reales de trabajo, el alumno puede demostrar el conocimiento y las habilidades que ha adquirido y puede experimentar el éxito de sus esfuerzos. Esto muestra que la formación en el trabajo produce trabajadores tremendamente productivos.

La formación y el mercado laboral

Con este sistema existe un vínculo directo entre la capacitación y la demanda de mano de obra cualificada. No hay un llamado para la planificación estatal, ni siquiera para la planificación regional o nacional. Las decisiones tomadas por las empresas individuales en cuanto a sus requisitos de aprendices conforman tanto la demanda como la oferta agregada de vacantes de aprendices. Por lo tanto, se evitan las consecuencias agravantes de la planificación mal dirigida. Existe, además, un intercambio constante entre las empresas de capacitación y las que no lo son, de modo que cualquier ajuste necesario de las decisiones individuales de la empresa se efectúa a través del mercado laboral. Difícilmente se puede pensar en un medio más eficaz para coordinar los sistemas de capacitación y empleo.

Los pros y contras de la educación dual

El proceso de entrenamiento

Si bien cualquier empresa es libre de decidir si acepta o no a aprendices, el proceso de formación en sí mismo se rige, por supuesto, por ciertas reglas. Esto es especialmente cierto con respecto al alcance de la ormación individual. La Sección 1 de la Ley de Formación Profesional establece lo siguiente:

“El objetivo de la capacitación inicial será proporcionar, a través de un programa de capacitación sistemático, una preparación básica ampliamente concebida para una ocupación y las habilidades y conocimientos técnicos necesarios para dedicarse a una actividad profesional especializada. La capacitación inicial también permitirá a un alumno adquirir la experiencia profesional necesaria”

La asistencia a las escuelas de formación profesional, que acompaña a la formación en el trabajo, es obligatoria para cada alumno, con doce horas de instrucción por semana. Las escuelas son estatales. El énfasis en la instrucción está en la ocupación en cuestión, y la instrucción se da generalmente en clases especializadas en una ocupación.

En 1MIB también está presente el sistema dual alemán, donde adquirirás los conocimientos teóricos y/o prácticos necesarios del entorno digital directamente en una startup. Aprenderás con datos y experiencias reales de una empresa.

TRABAJA CON NOSOTROS