Muchas personas se sienten atraídas por la idea de trabajar para empresas emergentes (startups) por la atmósfera en apariencia informal y el entorno creativo. Si bien una startup puede poseer ambas cualidades, también requerirá una gran cantidad de esfuerzo y dedicación de sus empleados.

Trabajar para una startup puede ser una experiencia profesional gratificante, pero tienes que unirte a una compañía sólida. Aquí hay algunas preguntas que debes hacerte a ti mismo antes de decidir si una startup es adecuada para ti.

Preguntas que debes hacer antes de ir a trabajar para una startup

¿Cómo reaccionarías ante un fracaso?

Una de las verdades temibles del mundo de las startups es que hay una gran posibilidad de que fallen. Esto se tiene muy presente en la mayoría de las nuevas empresas, y el fracaso es, incluso, elogiado por algunos, ya que permite comprender (mediante ensayo y error) lecciones valiosas que pueden aplicarse en futuras ocasiones. Pero eso va en contra de la forma en que funciona el resto del mundo corporativo. Determina si estás preparado para enfrentar un fracaso en tu carrera, y luego encuentra una startup que brinde una experiencia de aprendizaje para ti.

¿Quieres estabilidad?

Si deseas un trabajo de 9 a 5, entonces, una startup no es la opción más adecuada para ti. Es cierto, muchas veces trabajarás en proyectos divertidos, pero también hay momentos difíciles, tendrás que dedicar largas noches a una tarea, algunos proyectos pueden no salir como esperabas, podrías toparte con desafíos de financiación: debes conocer los altibajos de la vida en una startup antes de comprometerte.

¿Quiero trabajar con este equipo?

Tienes que estar convencido de que trabajarás con un equipo con el que podrás prosperar. Comienza con los fundadores: ¿parecen ser el tipo de personas que harán lo que sea necesario para que esta empresa tenga éxito? Después, pregúntate: ¿Puedo crecer personal y profesionalmente con este equipo y este proyecto? ¿Avanzaré en mi carrera y adquiriré nuevas habilidades aquí?
Tienes que asegurarte de que quieres invertir tu tiempo en este proyecto y de que eres parte de un equipo productivo y constructivo. Si bien pueden parecer difíciles de medir, estas son cualidades esenciales para un equipo de startup.

¿La empresa entiende a sus usuarios?

Un indicador del éxito de la startup es si la compañía puede comunicar quién usaría el producto o servicio y cómo. Si los miembros de la startup no pueden articular a quién están apuntando y cuáles son sus necesidades, frustraciones, y alegrías, entonces, no están creando un producto orientado al cliente. Asegúrate de que la startup para la que quieres trabajar mantengan interacción con los clientes desde el principio y que tenga una forma definida de llegar a ellos con el producto.

¿Tiene sentido el plan de negocios?

Asegúrate de que la misión de la empresa para la que quieres trabajar sea algo que puedas respaldar. Si vas a correr el riesgo, tiene que ser por algo en lo que creas. Es necesario saber si el plan de negocios es viable o no, tienes que calcular si este negocio realmente tiene la oportunidad de ser exitoso.

Los fundadores de startups tienden a ser cautelosos cuando se trata del funcionamiento interno de su empresa, por lo solo divulgarán ciertas cosas. Aún así, los fundadores deberían poder compartir los objetivos y procesos de la compañía que usarán para hacer crecer su emprendimiento.

Tener un plan de negocios trazado con gran detalle hará que la implementación de cada paso o fase de crecimiento sea mucho más fácil.  Si la empresa no tiene un plan claro, sólo hay una cosa que debe hacer: alejarte.

Preguntas que debes hacer antes de ir a trabajar para una startup

Estos son algunos datos interesantes relacionados con el mundo de las startups que todo emprendedor debería saber. Conociéndolos ahora, puedes planificar mejor tus estrategias y prepararte mejor en las áreas que consideras que necesitas trabajar. De esa manera, es más probable que tu emprendimiento tenga éxito y se mantenga en el tiempo.